BOTELLA DE VINO, ¿TUMBADA O DE PIE?

Publicado en:

Siempre se ha aconsejado conservar la botella tumbada, porque en esta posición el vino está en contacto con el tapón y el corcho no se reseca. Si el corcho se reseca se contrae y ya no se ajusta bien al cuello de la botella,  puede haber fugas de vino a través del tapón. El contacto del vino con el aire puede hacer que el vino se oxide o se pique.

Este proceso no se produce de un día para otro, sino que requiere de un tiempo considerable.

Por este motivo si el vino que has comprado lo quieres conservar en perfecto estado, tienes que mantener la botella tumbada y con la temperatura idónea.